Bolivia: tierra viva

︎por Vicky Poma
︎︎



︎Bolivia



Muchas veces en mi vida sentí que debía ir a Bolivia, algo en el alma me lo pedía. Sin embargo, en 2013 hice mi primer viaje sola, y en 2014 repetí la travesía. No fue sino hasta meses después de mi regreso del primer viaje que comprendí la necesidad de recorrer este país. En medio de una sesión de terapia, mi psicóloga me preguntó por qué quería viajar sola y por qué a Bolivia… Y la verdad no tenía respuesta, para mí era algo físico, casi una necesidad. Luego cambió la pregunta: - ¿Quién iba a Bolivia?. Le contesté que no sabía, que en realidad una amiga había ido hace unos años y que seguramente eso me había contagiado las ganas. En ese momento volvió a preguntarme: - ¿Y quién más? Después de pensar un rato, le dije: mi viejo iba a Bolivia. Y la sesión terminó.

El 26 de diciembre de 2014 se cumplieron 25 años de la muerte de mi padre. Aunque él no está, me quedan sus enseñanzas: valorar el esfuerzo de un país y su gente, entender que no sólo las luces de la ciudad impactan, sino también la naturaleza.

La primera vez que nos llevó a Salta, yo tenía 12 o 13 años. Con mi hermana estábamos indignadas, el norte no era para nosotras, le decíamos, junto a mil argumentos más. Sin embargo, una vez que conocimos Salta nos enamoramos. Él siempre viajaba de Salta a Bolivia, y nos decía que era lindo, pero no le creíamos. Es que nuestro barrio era la Recoleta, para nosotras, el sitio más genial de Buenos Aires. Por supuesto, con el paso de los años, y mi experiencia durante los viajes, mi punto de vista cambió.

Cada paso por Bolivia fue para mí la comprobación de que la vida se expresa de formas extraordinarias, incluso en el medio de las montañas y desiertos hay oasis de agua con pasto donde las llamas se alimentan; en la altura extrema, donde creía que nadie podía vivir, asoman casitas en el paisaje, aisladas y solitarias, con niños, animales y corrales. De más está decir que Bolivia tiene costumbres muy diferentes y sus comodidades son distintas a las nuestras. Lo que es indiscutible es que su belleza y riqueza están en su tierra, de la cual brota energía y magnetismo.

Todavía tengo que conocer a fondo la región de los Yungas, al noreste de La Paz, razón por la cual tengo una cuenta pendiente, que espero seguir saldando una y otra vez. Bolivia es extrema, es belleza incomparable e increíble, es tierra viva.



︎ Las 3 imágenes en formato cuadrado son imágenes escaneadas de ampliaciones manuales de film 120 formato 6 x 6. Todas las imágenes son negativo completo. Revelado manual.




︎Más proyectos de Vicky Poma