Compañía muda

︎por Maya Socha
︎︎︎



︎San Francisco, Córdoba, Argentina


“La quinesióloga hablaba con paciente sobre alguien en particular que ellos dos conocían muy bien, él explicaba todo lo “mal acostumbrado” que estaba, como dormía en la cama principal de la casa, como hacía o no hacía caso y como se comportaba mal en los paseos a la plaza, también que al comer, no podía tolerar la grasa, por eso era alimentado con pollo. Pregunta alguien ajeno a la conversación, y qué edad tiene su hijo, a lo que el paciente responde -No, suelta una carcajada, es nuestro perro-, ¡Ah! por como hablaban de él, pensaba que era su hijo-” La relación entre humanos y animales ha estado presente desde hace siglos y coincido con Berger en creer que quienes carecemos de facultades para hablar con los animales, somos los humanos.

Los animales son motivo de admiración y de observación infinita, tratar de comprender su universo es casi infinito. La mirada animal encierra tantas preguntas, que podríamos hablar en conversaciones familiares durante horas de cómo es el comportamiento de nuestras mascotas.

Mi búsqueda fotográfica se ha ido encaminado desde un punto relacional con el otro y por lo cual decidí comenzar a analizar esta relación fotográfica que he tenido a través del tiempo con estos dos animales, un perro y un gato, con los cuales convivo cotidianamente.
Los animales nacen, sienten y mueren. En estas tres cosas se parecen al hombre. En su anatomía superficial – no así tanto en la profunda-, en sus costumbres, en su tiempo en sus capacidades físicas, se diferencian del hombre. Ambos, hombre y animal, son al tiempo, parecidos y distintos.

El lenguaje permite al hombre contar con los otros como consigo mismo. En esa confirmación, que se hace posible por el lenguaje también pueden confirmarse la ignorancia y el miedo humanos. Mientras que en los animales el miedo es una respuesta a una señal, en el hombre es algo endémico. (Berger, 1980).

Con sus vidas paralelas, los animales ofrecen al hombre un tipo de compañía diferente de todas las que pueda aportar el intercambio humano. Diferente porque es una compañía ofrecida a la soledad del hombre en cuanto a especie.

Pero que mejor que esta compañía muda, que nos ofrece compañía y que a la vez nos llenan de preguntas y erradas interpretaciones que consideramos verdades absolutas para cada uno de nosotros.



Licencia Creative Commons Compañía Muda por Maya Socha se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.




︎Más proyectos de Maya Socha