¿Dónde está la Martínez?

︎por Miguel García

︎︎︎



︎Sahagún, Colombia.


Un recuerdo borroso, como la hoja de contactos, era todo lo que tenía. Fue la única tira de negativos que me quedó de cuando en el año 2000 había estado en Malagana, Bolívar, en la casa de la cantadora Petrona Martínez, baluarte de la cultura caribe colombiana.

Ese fue un encuentro fugaz, sin mucha oportunidad para conversar, mucho menos para hacer fotos. Incómodo obturé unas cuantas veces, sin muchas expectativas de éxito. Las fotos que hice de la presentación de la señora Petrona en el teatro Roberto Arias Pérez de Bogotá, ese mismo año, se perdieron en el tiempo. Así que solo tenía una hoja de contactos y un recuerdo.

Había seguido la trayectoria de la señora Petrona. En distintos momentos y lugares coincidí con personas que tuvieron cercanía periodística con la historia de doña Petrona, como Juan Carlos Zorrilla y Luis Antonio Torrado, los realizadores del documental de 1999 “La tierra santa de Petrona Martínez”, con ellos había intercambiado anécdotas e historias, pero la posibilidad de entrevistarla y fotografiarla se me había escabullido.

Hace un par de años dejé la vida citadina para vivir en el campo, en un municipio del caribe colombiano, aquí, en donde trabajo conocí al músico, maestro y líder comunitario, Javier Ramírez, lo oí hablar de cómo gracias a la música había llegado a conocer más de 50 países, nos hicimos amigos y al conversar con detenimiento sobre la vida, descubrí que es integrante de la agrupación de la señora Petrona Martínez, no podía creer tan bella coincidencia.

Lo invité para una entrevista en el programa radial que producía en la emisora comunitaria del municipio, fue una conversación íntima y fructífera, hablamos de su historia personal, de la trayectoria de Petrona Martínez y de cómo había llegado él a hacer parte de la agrupación. Fuera de micrófonos le manifesté mi intención de hacer una historia con la señora Petrona.

Pasaron las semanas hasta que Javier me llamó: “Migue, nos vamos a presentar en el Festival nacional cultural de Sahagún, ahí puedes hablar con la señora Petrona.” Así fue, Lila, mi esposa, Javier y yo viajamos juntos hasta allá para el recital, la cita era en el lobby del hotel.

No daba credibilidad a mis ojos, Petrona Martínez estaba sentada a la entrada del hotel. Es dulce, tiene la fragilidad y la fuerza espiritual de una mujer que lo ha vivido todo. Estaban con ella dos de sus hijas, Joselina y Nilda Llerena, los músicos de su agrupación Guillermo Valencia, Janer Amaríz, Stanly Montero, Javier Ramírez y Yoel Londoño, un séquito que está pendiente de todo lo que necesita la cantadora y que nunca la deja sola.

La entrevista duró unos minutos que para mi fueron oro puro. Ya había escuchado que algunos DJ’s y músicos de la escena electrónica estaban haciendo mezclas con su música, así que le pregunté su opinión y me respondió: “si alguien toma un disco mío, que ya se haya grabado, y hace fusión, para mí es un regocijo porque mi música la están dando a conocer de otra manera.” Unas semanas más tarde se lanzó la producción musical “Petrónica” con el sencillo “Las Penas Alegres (Electrochalupa)” de Petrona Martínez & Palenke Soultribe.

Al terminar la entrevista nos quedamos a conversar. Lila, Joselina, Nilda, Petrona y yo nos fuimos a tomar jugo a un kiosco del parque principal de Sahagún, Córdoba, en la previa de la prueba de sonido para el concierto. Todo el que pasaba saludaba a la señora Petrona, pero el dueño de la juguería no sabía quién era el tamaño de personaje que estaba en su negocio, así que para sintonizarlo empezamos a tararear canciones de Petrona Martínez, cada uno decía cual era la canción que más le gustaba y arrancaba con la tonada, Petrona con su generosidad y dulzura seguía la canción, tuvimos una fiesta privada y callejera al mismo tiempo con chandés, chalupas, cumbias y bullerengues. Fue una tarde mágica.

En la noche presenciamos un concierto soberbio para el cierre del Festival, al final estábamos sentados detrás del escenario esperando la clausura, sale la señora Petrona, nos ve desvalidos en la banca del parque y nos dice: “¡vamos!”. Me di cuenta de que nos había adoptado como parte de su círculo, fue entonces que la vi como una gran madre que está pendiente de todos los hijos que la rodean.

Así que empecé esta historia con un recuerdo borroso y una hoja de contactos, y la terminé disfrutando de una tarde maravillosa y una anécdota inolvidable. Pasar la tarde tomando jugo en un kiosco de pueblo, tarareando canciones con tu artista preferido no tiene precio.

A finales de 2015 se lanzó la producción musical “Petrónica” con el sencillo “Las Penas Alegres (Electrochalupa)” de Petrona Martínez & Palenke Soultribe. ︎Ver video.


Licencia Creative Commons
"¿Dónde estará la Martínez?" por Miguel García se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.




︎Más proyectos de Miguel García